viernes, 14 de febrero de 2014

Devoción del Primer Viernes del mes

Los primeros Viernes
Durante la Acción de Gracias después de recibir la comunión, Santa Margarita recibe este importante comunicado del Corazón de Jesús: “Te prometo, por la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente obtendrá para todos aquellos que comulguen nueve primeros viernes del mes consecutivos, la gracia de la penitencia final, que no morirán en mi enemistad, sin recibir los sacramentos y que mi divino Corazón será su refugio asegurado en la última hora. Nada temas, Yo reinaré a pesar de mis enemigos y de todos aquellos que buscarán oponerse”.
A partir de entonces el culto al Corazón de Jesús pasó a ser estimulado con enorme empeño por el Magisterio de la Iglesia. San Claudio la Colombière, sacerdote jesuita, quedó conocido como el apóstol del Sagrado Corazón de Jesús.
Beato Pío IX 
El Beato Pío IX, en el año 1856, extendió su fiesta por todo el orbe. León XIII consagró el mundo al Corazón de Jesús en 1899. La encíclica de Pío XII, Haurietis aquas, publicada el 15 de mayo de 1956 es una demostración más de cuánto los Romanos Pontífices han buscado difundir el amor a este Corazón que nos es presentado por el propio Jesús como fuente de paz y reparación: “Venid a mí, todos os que estáis afligidos bajo la carga, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, porque yo soy manso y humilde de corazón y encontrareis descanso para vuestras almas. Pues mi yugo es suave y mi carga es leve”. (Mt 11, 28-30)

jueves, 13 de febrero de 2014

Devoción al Sagrado Corazón de Jesús


Las apariciones a Santa Margarita María no fueron el origen de esa devoción. Ella ya existía y se remonta a los primordios de la historia de la Iglesia. Antes del mensaje de Paray-le-Monial, grandes santos y renombrados teólogos ya se habían destacado en la práctica y propagación de ese culto tan precioso. Entre muchos otros, podríamos citar a Santa Gertrudis, San Buenaventura, Santa Matilde, San Bernardo, San Francisco de Asís, Santa Catalina de Siena, Tomás de Kempis, San Francisco de Sales, y de modo particular, San Juan Eudes, quien reunía siempre las devociones al Corazón de Jesús y al Corazón de María. Fue el primero en conseguir en 1672 el esplendor de un culto litúrgico al Sagrado Corazón, con oficio y Misa propios, celebrados en las diócesis en que eran permitidos por los respectivos obispos.

Sin embargo, fue en la bendita atmósfera de Paray-le-Monial donde se realizaron los prodigios y hechos fundamentales para que esa devoción se consolidase, asumiese sus aspectos definitivos, y se esparciese por la Iglesia universal.

Para un vigoroso impulso inicial, así como para llevar adelante la misión que le confiara el Divino Maestro, Santa Margarita María encontró gran apoyo en San Claudio de la Colombière –su confesor y hombre de virtudes extraordinarias-, bien como en la Orden de los Jesuítas a la que éste pertenecía. Desde entonces, los hijos de San Ignacio se volvieron denodados heraldos de esa devoción.

El culto al Sagrado Corazón fomentado así, comenzó a propagarse rápidamente, siendo protegido y favorecido por los Sumos Pontífices con importantes indulgencias. En 1856, el Papa Pío IX extendió a toda la Iglesia la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, fijada para el primer viernes después de la octava de Corpus Christi, fecha en que hasta hoy es celebrada.

En el inicio de la década de 1920 tuvieron lugar las apariciones del Sagrado Corazón a Sor Josefa Menéndez, religiosa coadjutora de la Societé du Sacre Coeur de Jésus, conocidas como el “llamamiento al Amor”. En ese mensaje –cuyos puntos más sobresalientes transcribimos al comienzo de este trabajo- Nuestro Señor no hace sino redescubrir a los hombres, con desvelo aún mayor, el tesoro insondable de clemencia y de misericordia que Él nos ha reservado.

En lo que dice respecto al alcance y a los frutos de esa devoción, sobre ello ya se manifestó Santa Margarita María: “No hay”, dijo ella, “camino más corto ni mas seguro para la perfección de que consagrarse al divino Corazón, prestándole todos los homenajes de amor, honra y alabanza de que somos capaces. Creo que, en la vida espiritual no existe devoción más propia para que en breve plazo se pueda llevar un alma a la santidad, y hacerla experimentar la verdadera felicidad en el servicio del Corazón de Jesús."

Por medio de esta devoción se establece la más íntima y preciosa relación que podemos tener con Jesús, conociendo a qué extremos somos llamados por Él, y en consecuencia, cuánto le debemos en amor, gratitud, reparación y en fidelidad a sus designios superiores. Por lo tanto, “todos debemos beber del Corazón divino, que es fuente de vida y santidad. No hay en el universo creado otro lugar del cual pueda brotar la santificación para la vida humana, fuera de este Corazón que tanto nos amó” (Juan Pablo II, Idem, agosto de 1986).

Esa devoción tiene igualmente extraordinario alcance para el conjunto de la humanidad, produciendo frutos no menos valiosos. Ella ofrece eficaz remedio para los males que afectan al mundo contemporáneo. En efecto, es la devoción de la bondad y de la misericordia. Ella recuerda a los hombres —tan ávidos de afecto y sin embargo tan llenos de egoísmo— que un amor incomparable hizo descender del cielo al Verbo de Dios; que este amor fue su alimento sobre la tierra y lo acompañó hasta la eternidad, donde no lo deja descansar un solo instante, siempre vuelto hacia nosotros.

La Agonía en el Huerto, la Cruz, la Sagrada Eucaristía, milagros de amor divino olvidados por los hombres, vuelven a su memoria a través de la devoción al Sagrado Corazón. Ésta los obliga a creer que existe alguien que los quiere apasionada e infinitamente.

Además de esto, “en el Corazón de Cristo, lleno de amor al Padre y a los hombres sus hermanos, se dio lugar la perfecta reconciliación entre el cielo y la tierra. Quien quisiere experimentar la dulzura de esa reconciliación, debe aceptar la invitación del Señor y dirigirse a Él. En su Corazón encontrará paz y descanso; allí su duda se transformará en certeza, el ansia en quietud, la tristeza en alegría, la perturbación en serenidad. Allí encontrará alivio para el dolor, fuerza para superar el miedo, generosidad para no rendirse al envilecimiento y retomar el camino de la esperanza” (Juan Pablo II, Idem, septiembre de 1989).

Nada más propio pues para levantar a los espíritus abatidos por la tibieza y el desaliento, que la vista de un Dios que oculta su omnipotencia, para que brille y triunfe sólo la misericordia de su Corazón. Nada más propio a rescatar a los hombres de las vías de la incredulidad, de la irreligiosidad y de la indiferencia moral –causas principales de la inmensa crisis moderna-, que prestar oídos al mensaje impregnado de fe, perdón y clemencia inagotables que el sagrado Corazón se dignó traerles desde la eternidad.

¿Y cómo no prevenirnos de una confianza sin límites al pensar que ese Corazón, que a nosotros se ha mostrado tan compasivo e indulgente, es el Señor del mundo y el supremo Juez de los acontecimientos, y que nada nos sucede sin que haya sido ordenado y permitido por Él con miras a nuestra santificación y felicidad?

Esta es la devoción al Sagrado Corazón bien entendida. No es una práctica de culto como otras, sino el pleno desarrollo de la piedad cristiana. Es en el Sagrado Corazón donde el amor divino se reveló en todo su esplendor; y es en relación a Él donde la caridad humana se reviste de toda su plenitud.

En fin, por medio del verdadero conocimiento y culto del Sagrado Corazón, la humanidad se aproxima de Dios; y a través de Él, a ruegos de María Santísima, las bendiciones del cielo se difunden con abundancia sobre la tierra. Sepamos pues corresponder a esa maravillosa profusión de gracias, para que, revelándose nuevamente al mundo, pueda Jesús mostrarse repleto de divina alegría, afirmando:

“¡He aquí el Corazón que tanto amó a los hombres, y que por ellos fue tan profundamente amado!"

("Sagrado Corazón de Jesús, Tesoro de Bondad y de Amor”, Mons João Clá Dias, EP)

miércoles, 29 de enero de 2014

San Luis Grignion de Montfort relata milagro ocurrido en Paraguay

Capullo de Rosa


7) A Ustedes, queridos niños, les ofrezco un hermoso capullo de rosas: el granito de su Rosario, que les parece tan insignificante. Pero... ¡Oh!, ¡qué grano tan precioso! ¡Qué capullo tan admirable!; y ¡cómo se desarrollará, si recitan devotamente el Avemaría! Quizás sea mucho pedirles que recen un Rosario todos los días. Recen, por lo menos, una tercera parte, con devoción. Será una linda diadema de rosas que colocarán en las sienes de Jesús y de María. ¡Créanmelo! Escuchen ahora y recuerden esta hermosa historia:

8) Dos niñitas, hermanas, estaban a la puerta de su casa recitando el Rosario devotamente. Se les aparece una hermosa Señora, que acercándose a la más pequeña, de sólo seis años, la toma de la mano y se la lleva. La hermanita mayor, llena de turbación, la busca y no habiendo podido hallarla, vuelve a casa llorando y diciendo que se habían llevado a su hermana. El padre y la madre la buscan inútilmente durante tres días. Pasado este tiempo, la encuentran en la casa con el rostro alegre y gozoso. Le preguntan de dónde viene. Ella responde que la Señora a quien rezaba el Rosario la había llevado a un lugar hermoso, y le había dado de comer cosas muy buenas y había colocado en sus brazos un bellísimo Niño a quien había cubierto de besos. El padre y la madre, recién convertidos a la fe, llaman al padre jesuita, que les había instruido en ella y en la devoción del Rosario, y le relatan lo que había pasado. Él mismo nos lo contó. Ocurrió en el Paraguay [CN, pág. 189-190 .Extractado de: Antoine Boisseu, s.j.: Le chrétien prédestiné par la devoción á Marie, Mére de Dieu. Lyon, 1686. Pág. 752)].

Imiten, queridos niños, a esas fervorosas niñas. Recen todos los días la tercera parte del Rosario, y merecerán ver a Jesús y a María, si no durante esta vida, sí después de la muerte, durante la eternidad. Amén.

Así, pues, que sabios e ignorantes, justos y pecadores, grandes y pequeños, alaben y saluden noche y día a Jesús y María con el Santo Rosario.

«Saluden a María, que ha trabajado mucho en Ustedes» (Rom 16, 6).


San Luís María Grignion de Montfort
EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO

sábado, 12 de octubre de 2013

Cuenta regresiva para la Consagración del Mundo al Inmaculado Corazón de María

Ciudad del Vaticano (Viernes, 11-10-2013, Gaudium Press) La Consagración del Mundo al Inmaculado Corazón de María que realizará el Papa Francisco el próximo domingo 13 de octubre avanza en su cuenta regresiva. Mientras millones de devotos se preparan a unirse a este trascendental acto, un reloj en el canal oficial de la Santa Sede en Youtube, donde se transmitirá en vivo la celebración, muestra las horas, minutos y segundo que faltan para el inicio de la Eucaristía en la Plaza de San Pedro.
64515671_9f33edb669.jpg
Nuestra Señora de Fátima.
Esta es la expectativa de la Jornada Mariana, uno de los eventos centrales del Año de la Fe convocado por Benedicto XVI y que culminará en la solemnidad de Cristo Rey, el día 24 de noviembre. El programa oficial comienza el día 12 de octubre e incluye la Peregrinación a la Tumba del Apóstol Pedro, el sacramento de la Penitencia, el rezo del Santo Rosario y una Vigilia de Oración (ver programa detallado). El domingo, los miles de devotos se congregarán en la Plaza de San Pedro y se unirán al Santo Padre, quien presidirá el Santo Rosario, la Eucaristía y el Acto de Consagración del Mundo al Inmaculado Corazón de María. El folleto oficial de las oraciones ya ha sido publicado en lengua italiana (ver documento).
Las palabras de consagración serán pronunciadas por el Santo Padre ante la venerada imagen de la Capilla de las Apariciones del Santuario de Fátima, que viajará especialmente a Roma para la Jornada Mariana. "Será la primera vez que esta imagen no estará en Fátima en una gran peregrinación y aniversario, porque siempre la celebramos de mayo a octubre los días 12 y 13", comentó a Zenit el Rector del Santuario, P. Carlos Cabecinhas. "Los peregrinos han comprendido la importancia de la invitación del Papa, incluso porque será importante para la divulgación del mensaje de Fátima, y por eso, los devotos han recibido la información del desplazamiento con alegría".
La Capilla del Santuario no quedará desierta. En su lugar estará la Imagen Peregrina, que recorrió el mundo en la década de 1940. El Santuario ya había prestado su cooperación espiritual al Santo Padre Francisco cuando él mismo solicitó que se consagrara ante la Virgen de Fátima su pontificado en el mes de mayo. "Consagrar a Nuestra Señora el ministerio del Papa sig­nificó entregar a María con confianza al Papa Francisco, para que ella lo ayude, proteja y lo guíe; para que Ella sea su ejemplo de entrega a Dios, de escucha atenta a su Pala­bra, de disponibilidad a su voluntad, de docilidad al Espíritu Santo, de oración".
Los Santuarios Marianos se unen a la Consagración
3403746383_6deb6db18c (1).jpg
Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, Brasil. Foto: Mauricio Solla.
Ciertamente, el Santo Padre no estará sólo. Además de las miles de personas físicamente presentes en la Eucaristía, muchos se unirán a través de los medios de comunicación y otros se harán presentes en los diez Santuarios Marianos invitados a tomar parte de la Jornada. Éstos lugares de especial presencia y devoción mariana son los Santuarios de Aparecida (Brasil), Nazareth (Israel), Lourdes (Francia), Vailankanni (India), Czestochowa (Polonia), Nairobi (Kenia), Banneux (Bélgica), Akita (Japón), Washington (EE.UU.) y Luján (Argentina) (Ver noticia anterior).
El Rector del Santuario de Aparecida, P. Domingo Savio da Silva, afirmó a Zenit, por ejemplo, que unos 150 mil peregrinos se unirán a la Vigilia de Oración y la Eucaristía. "Este es un gran evento mundial que coincide con la fiesta patronal de Nuestra Señora Aparecida, que tiene todos los años su día fijo el 12 de octubre", explicó. "Así, este sábado vamos a tener una participación mundial en la fiesta de nuestro Santuario".
Los devotos de Nuestra Señora de Aparecida en Brasil se unirán en vivo y en directo a la transmisión en Roma, para poder participar de la Consagración del Mundo. Al término de este Acto, que se celebrará en la tarde por la diferencia de horario con Roma, "haremos una procesión solemne que pasará por las calles de la ciudad y terminaremos el día con fuegos artificiales", anunció el P. da Silva, quien mencionó además varios eventos culturales en honor a la Santísima Virgen.
La Consagración, que se realiza cotidianamente en el Santuario, se hará mucho más solemne. "Es esa voluntad y cariño que tenemos de entregarnos a Nuestra Señora, para que mueva nuestro corazón hacia Él (Dios), para que sea acogido Jesús y su evangelio y la propuesta divina y humana que Dios tiene para toda la humanidad", declaró el Rector.
La transmisión en directo de la Eucaristía de la Jornada Mariana durante la cual se realizará la Consagración del Mundo al Inmaculado Corazón de María (y la cuenta regresiva para el evento) puede ser vista a través del siguiente vínculo.
Con información de Zenit y Catholic News Service.

sábado, 13 de abril de 2013

El Papa Francisco consagrará su Pontificado a Nuestra Señora de Fátima


Fátima (Viernes, 12-04-2013, Gaudium Press) El Servicio de Prensa del Santuario de Fátima, en Portugal, informó que el pontificado del Papa Francisco será consagrado a Nuestra Señora de Fátima el día 13 de mayo, en el Santuario, en la Cova de la Iria.

El Cardenal Patriarca de LisboaLa consagración formará parte de la programación de la peregrinación internacional del 12 y 13 de mayo, que será presidida por el arzobispo de Río de Janeiro, Mons. Orani Tempesta. La decisión fue tomada por los obispos portugueses que están reunidos en Asamblea General desde el último día 8 de abril, en Fátima y atiende al pedido que el Papa Francisco dirigió al cardenal-patriarca de Lisboa, Mons. José Policarpo.

Mons. Policarpo, presidente del organismo máximo del episcopado portugués, en el discurso de apertura del encuentro dijo: "El Papa Francisco me pidió dos veces que consagrase su nuevo ministerio a Nuestra Señora de Fátima. Es mandato que puedo cumplir en el silencio de la oración. Pero sería bello que toda la Conferencia Episcopal se asociase a la realización de este pedido".

El cardenal-patriarca invitó al Papa a visitar Portugal, durante el encuentro que el Pontífice tuvo con los miembros del Colegio Cardenalicio presentes en el Vaticano por ocasión del Cónclave, el 14 de marzo: "Luego después del saludo final le dije que a nosotros nos gustaría mucho recibirlo", dijo Mons. José Policarpo en conferencia de prensa ocurrida en la ocasión.

La peregrinación internacional de los próximos días 12 y 13 de mayo al Santuario de Fátima transcurre 96 años después de la primera aparición de la Virgen María a Lucia y a los beatos Francisco y Jacinta, el 13 de mayo de 1917.